En el mercado de los repuestos automotrices un mismo repuesto puede costar lo mismo o menos dependiendo del lugar donde se compra o el envoltorio en que venga. No obstante, es necesario tener claro tres conceptos claves que permiten entender el funcionamiento del negocio: genuino, original y alternativo. Cada uno se valoriza de manera singular.

El genuino es el que se vende en caja de la marca del auto; el original es la misma pieza que el genuino, pero envasado bajo el rótulo del fabricante y, el alternativo, es la pieza copia de la original, pero fabricado por otra empresa. Además de su diferencia conceptual, existe una que no pasa tanto por la calidad como sí por el precio.

En Chile, las marcas de automóviles han logrado posicionar al repuesto genuino como el único eficaz y confiable a la hora de la reparación, claro que ayudado por la presión de mantener la garantía si las refacciones se hacen sus concesionarios. Mundialmente, en cambio, el 80% de lo repuestos comercializados son alternativos.